Terrazas para una buena gastronomía

Hay algo en los días y noches de verano que nos atrapa y nos envuelve de luz y ganas de pasar tiempo al aire libre, de compartir entre risas de anécdotas que nos unen. Todo ello nace en un mismo punto, la terraza. La vida de nuestro lugar de veraneo de mueve alrededor de la mesa instalada en en centro del jardín de la casa, y desde allí “ver la vida pasar” entre platos y conversaciones.

Disfrutar de la vida es comer en la terraza en compañia. Y hacerlo en un espacio acondicionado para cada ocasión incrementa el valor de nuestra mesa. Porque la actividad cotidiana de comer en familia en torno a la mesa la disfrutaremos mucho más si podemos desarrollarla al aire libre mientras disfrutamos de la compañía de quienes más queremos, pero aderezada con vistas, temperaturas, luces…

La mesa siempre bien puesta es la principal receta. Las mesas de madera nos encantan, y cuanto más antiguas mejor. La madera envejecida encierra historias, momentos alrededor de la mesa. Y nada mejor que cubrirla con manteles de colores claros, preferiblemente en blanco con algunos detalles en color.  El blanco lo que nos aporta es luminosidad y permite que la comida destaque.

Un ambiente distendido puede dar pie a la relajación y pensar en el “todo vale”, y pensar en la utilización de cuberterías de plástico para salir del paso. Os recomendamos no utilizarlas  sino que intentes  aprovechar al máximo la cubertería y vajilla que tengas por casa. Es un engorro tener que fregar y recoger pero sin duda, estos detalles marcan la diferencia y crean un ambiente más atractivo para todos los comensales.

Y no nos olvidemos de la luz. Ese bien tan preciado en los días de verano que luego en meses venideros echaremos tanto de menos. Si vas a celebrar tu reunión durante la noche te recomiendo optar por las velas en la mesa. Deberían ser bajas y que no molesten a los ojos de los comensales. También es interesante marcar distintos puntos de luz en la terraza tanto con faroles como con fairy-lights que actualmente puedes encontrar en cualquier sitio. Esto te ayudará a crear un ambiente mágico.

¿Y qué vamos a comer? Los mejores platos que podemos cocinar para comer en la terraza son aquellos que se pueden servir sin complicaciones para compartirlos a modo de picoteo. En nuestra gastronomía encontramos muchos ejemplos de este estilo, pero sin duda hay un clásico ideal que nunca falla, la tortilla de patatas

Una opción muy recomendable para las comidas en la terraza son las pizzas, ya que resultan ideales para compartir y podemos prepararlas a nuestro gusto. Con las pizzas, el éxito está asegurado en nuestra mesa, y si en ella hay niños seguro que ese día las luchas por dejar el plato limpio y vacío quedarán para mejor ocasión.

No hay que olvidar el final de la comida, y antes de que los comensales se dispersen por el jardín, nada mejor que preparar un dulce bocado que alarge la sobremesa. ¿Helados? ¡Por supuesto!

La preparación de nuestras terraza es cómo habéis visto uno de los placeres diarios del verano.  Sigue estas sugerencias para sorprender a los tuyos y podréis comprobar cómo disfrutar de la vida es comer en la terraza, sin prisas ni preocupaciones. Y ahora dinos… ¿Cuál es tu plato favorito para compartir al aire libre?

This entry was posted in MasGourmets. Bookmark the permalink.

Comments are closed.