Felicidad = buena gastronomía

¿No os ha pasado alguna vez que al sentaros en la mesa, verla llena de platos, colores, texturas, que al probar un bocado, os ha invadido una sensación de absoluta felicidad? No cabe duda que la gastronomía nos hace ser felices porque da placer, nos permite experimentar sensaciones que nos ponen de muy buen humor y cuanto más sabemos, más productos conocemos y más sano comemos, esta sensación se multiplica.

La cultura gastronómica está avanzando a pasos agigantados en nuestra sociedad pero aún tenemos un gran camino por recorrer. Es cierto que somos conscientes de la riqueza de nuestra gastronomía pero a la hora de la verdad esto no siempre se ve reflejado en nuestras neveras o en nuestras despensas. El comer es la fuente de nuestra vida y por ello tenemos que ingerir productos de calidad. ¿Pero sabemos distinguir la calidad en los alimentos? Hay que ser conscientes de la importancia de aprender a comer bien porque la calidad es salud y con la salud no se juega.

La buena gastronomía es salud. Aprender a comer significa saber de dónde vienen las cosas y conocer su sabor. Educa tu paladar para que no necesites ni tan solo leer una ficha técnica, educa tu paladar para que tengas el criterio suficiente para ingerir tan sólo productos de calidad.

Comer bien es fundamental para ser feliz. Y no nos referimos a comer en cantidad, sino a comer variado y en porciones adecuadas a la edad y necesidad personal. Un poco de carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, aminoácidos y fibras, una alimentación variada que incluya raciones diarias de vegetales y frutas. Está demostrado el papel clave de la nutrición en la prevención de enfermedades como la depresión y la dieta mediterránea se postula como su remedio natural más recomendable, las frutas, las verduras, las legumbres, el pescado y los frutos secos se asocian con una reducción del riesgo de la depresión en un 40%.

Pero este no es el único indicador de que para ser feliz hay que comer bien, el National Bureau of Economic Research , tras haber realizado tres investigaciones en el Reino Unido con una muestra de 80.000 personas, llegó a la conclusión de que aquellas personas que comen más frutas y vegetales son menos propensas al nerviosismo, la ansiedad y la depresión y más felices y satisfechas con sus vidas.

Así que ya sabes, si quieres ser más feliz, aliméntate equilibradamente dando importancia a frutas y verduras bebe mucha agua, evita el exceso de harinas, grasas y almidones. Y, muy importante, aprende a escoger productos de calidad.

Bon appétit!

This entry was posted in MasGourmets. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>